La ruta ciclista más amarga