El dueño de un depósito judicial, en la ruina porque la Administración no le paga