Las rosas amarillas, protagonistas de Sant Jordi