El romanticismo no está de moda: las parejas no se besan antes de dormir y se dan la espalda