Un animado viaje en un Rolls Royce acaba de la peor manera en una calle de Palma