Miles de personas rodean los parlamentos autonómicos y reclaman "pan, trabajo y techo"