Robaban instrumentos musicales para luego venderlos por mucho menos de lo que valían