El roble de Gernika resiste en cuidados intensivos