La risa, ese ataque al que nadie se resiste