El segundo del partido de Marie Le Pen, pillado de la mano de un hombre