Un restaurante cambia las sillas por retretes