El restaurante japonés en el que el alzhéimer cobra protagonismo