Un restaurante de Nueva York incluye en su menú alitas de pollo bañadas en oro