Una de las desapariciones más oscuras de la historia de España se podría resolver gracias a la sequía