Un buzo de 68 años sobrevive 17 horas a la deriva en un mar infestado de tiburones