Los establecimientos que prohíben la entrada a niños experimentan un auge