La defensa de tres miembros de La Manada dice que fue "una relación consentida y placentera"