La reina, con los duques de Palma