El regalo estrella en Reino Unido es ‘nada’