El refugiado sirio al que la periodista le puso la zancadilla, ante su nueva vida