La reforma sanitaria dificulta la recuperación de pacientes con cáncer