Los niños con menos recursos se empobrecen cinco veces más que los ricos