El triste recuerdo de los atentados de Barcelona continúa seis meses después