Tras 25 años, se hacen la misma foto y demuestran que el amor sí es duradero