Los vecinos dudan de que la niña recorriese sola tres kilómetros por las vías del tren