Con un recogedor en la cara y una escoba, así actuó el ladrón más torpe