La rápida reacción de un policía evita que seis niños mueran en un incendio