El ramo de novia con el que olvidar los típicos nervios de la boda