Cuando la fe 'ayuda' en el aterrizaje de emergencia