A puñetazo limpio por los clientes en Sicilia