Una pulsera Fitbit desmiente la versión de una mujer que denunció una violación