El pueblo escocés que lucha contra el exceso de velocidad con secadores de pelo