Un pueblo dividido por el referéndum