Una prueba clave permite reabrir el caso de la chica italiana que murió en Palma en 2011