En las próximas dos décadas podremos comprobar si existe vida en otros planetas