Galicia se enfrenta a una nueva ciclogénesis explosiva