El peor temporal del invierno no abandona el centro peninsular