Miguel López Castro, el profesor que se arranca por soleá como forma de protesta