El 20% de los universitarios reconoce que pagaría por una prostituta