Un prostíbulo de Valencia se convierte en residencia de ancianos