Los profesores toman medidas ante el peligroso juego del 'abecedario del diablo'