Los profesores tendrán que hablar y escribir una lengua extranjera y dominar la tecnología