Con 11 años ya es un niño prodigio: presume de título universitario y va a comenzar a estudiar astrofísica