El acto de proclamación de Felipe VI costó 132.000 euros a las Cortes Generales