Un jet privado, el autorregalo de Justin Bieber por Navidad