La familia real británica adicta a los photobomb