Una primavera dura para los alérgicos