El "primer belén zombie del mundo" desata la polémica