Ni rastro de la primavera por un temporal de frío siberiano que congela la península