El asesino de Chella trasladó el cadáver en coche hasta la sima donde se encontró